Severiano Vía

Publicado el


Comienzó iniciando en dibujo en Barcelona y en Artes y oficios en Madrid., en los años 70.

Los primeros pasos en la pintura al óleo fueron en la Academia Artium Peña y más tarde en la Academia Soto Mesa. En fechas más cercanas retoma la pintura en 2007 en la Academia de Pintura DeCinti Villalón DV Madrid, en cursos de pintura rápida en La Toscana Italia.

Ha venido participando en varias exposiciones colectiva en Madrid, Chinchón, San Martín de Valdeiglesias y a destacar la exposición en la embajada de Chile en Berlín y en el Instituto Cervantes de Hamburgo.

El puente de Malvecinos. Óleo sobre lienzo 50 x 50 cm

El Puente de Malvecinos está en Carrión de Calatrava (Ciudad Real) desde la edad media el puente romano fue uno de los pasos históricos más destacados del Guadarrama en esta zona. Sobre ella discurre el trazado de la Cañada Real de la Plata. En las inmediaciones se encuentra la ciudad fortaleza de Calatrava la Vieja. El puente está casi desaparecido entre la vegetación.

Y diciendo esto, puso las espuelas a Rocinante y, puesta la lanza en el ristre, bajó de la costezuela como un rayo.

Diole voces Sancho, diciéndole:

-Vuélvase vuestra merced, señor don Quijote; que voto a Dios que son carneros y ovejas las que va a embestir!. Vuélvase, ¡desdichado del padre que me engendró! ¿Qué locura es ésta? Mire que no hay gigante ni caballero alguno, ni gatos, ni armas, ni escudos partidos ni enteros, ni veros azules ni endiablados. ¿Qué es lo que hace, pecador soy yo a Dios ?Ni por ésas volvió don Quijote; antes en altas voces iba diciendo:

-Ea, caballeros, los que seguís y militáis debajo de las banderas del valeroso emperador Pentapolín del Arremangado Brazo, seguidme todos: veréis cuán fácilmente le doy venganza de su enemigo Alifanfarón de la Trapobana.
Esto diciendo, se entró por medio del escuadrón de las ovejas, y comenzó de alanceallas, con tanto coraje y denuedo como si de veras alanceara a sus mortales enemigos. Los pastores y ganaderos que con la manada venían dábanle voces que no hiciese aquello; pero viendo que no aprovechaban, desciñéronse las hondas y comenzaron a saludalle los oídos con piedras como el puño. Don Quijote no se curaba de las piedras; antes, discurriendo a todas partes, decía:-¿Adónde estás, soberbio Alifanfarón? Vente a mí; que un caballero solo soy, que desea, de solo a solo, probar tus fuerzas y quitarte la vida, en pena de la que das al valeroso Pentapolín Garamanta.

Llegó en esto una peladilla de arroyo y, dándole en un lado, le sepultó dos costillas en el cuerpo. Viéndose tan maltrecho, creyó, sin duda, que estaba muerto o malferido y, acordándose de su licor, sacó su alcuza, y púsosela a la boca, y comenzó a echar licor en el estómago; mas antes que acabase de envasar lo que a él le parecía que era bastante, llegó otra almendra y diole en la mano y en el alcuza, tan de lleno, que se la hizo pedazos, llevándole, de camino, tres o cuatro dientes y muelas de la boca, y machucándole malamente dos dedos de la mano. Tal fue el golpe primero; y tal el segundo, que le fue forzoso al pobre caballero dar consigo del caballo abajo. Llegáronse a él los pastores y creyeron que le habían muerto; y así, con mucha priesa recogieron su ganado, y cargaron de las reses muertas, que pasaban de siete, y sin averiguar otra cosa, se fueron.

Otras obras

Toscana. Óleo sobre lienzo 30 x 20 cm
Recuerdo. Óleo sobre lienzo 30 x 20 cm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *