Charo Rolland

Publicado el

Inicia la actividad pictórica en 1999 en Artium de Eduardo Peña y se incorpora en 2003 al estudio ARTEDV con los pintores chilenos Alejandro Decinti y Óscar Villalón.

Puerta de la Bisagra, Toledo. Óleo sobre lienzo 50 x 50 cm
Puerta de Alcántara, Toledo. Óleo sobre lienzo 50 x 50 cm

Cervantes cuenta que un día, estando en Toledo, se encontró con un muchacho que estaba vendiendo unos viejos papeles con texto en árabe. Llevó los papeles a un “morisco aljamiado” (que lee árabe y castellano) para que los tradujera. Cuando le leyó a Cervantes una nota en el margen sobre Dulcinea de Toboso, el autor se dio cuenta de que ésta era la historia que buscaba. El título del texto en árabe decía: “Historia de don Quijote de la Mancha, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo”. Se emocionó tanto Cervantes por este hallazgo que le compró el texto al muchacho y le pidió al morisco que lo tradujera en su totalidad.

“Estando yo un día en el Alcaná De Toledo, llegó un muchacho a vender unos cartapacios de papel viejos a un sedero; […] tomé un cartapacio de los que el muchacho vendía, y vile con caracteres que conocí ser arábigos. […] Anduve mirando si parecía por allí algún morisco aljamido que los leyese; y no fue muy dificultoso hallar intérprete semejante” (I, 9)

A la Santa Hermandad de Toledo pertenece el cuadrillero que logra poner fin, en nombre de la autoridad, a la pelea circular, montada en torno a Maritornes, en la venta. De Toledo es el canónigo que, tras topar con la cuadrilla que llevaba a don Quijote enjaulado, se enfrasca con él y con los miembros de la expedición en una larga disertación. También en Toledo se sitúa el manicomio (la casa del Nuncio) donde acaba internado Don Quijote en el libro  de Avellaneda. Pero, por encima de todo, Toledo es la ciudad en cuyo alcaná trabó contacto el narrador de las andanzas de Don Quijote de la Mancha con un muchacho que trataba de vender “unos papeles viejos” que resultaron ser la historia de Don Quijote de la Mancha escrita por Cide Hamete Benengell. Este encuentro facilita a Cervantes el resto de su novela.

(Fuente: http://donquijotecapitulos91011.blogspot.com/2013/11/capitulo-9.html)


Obras

Desde mi ventana. Óleo sobre lienzo, 22 x16 cm

Una respuesta a “Charo Rolland”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *